martes, 28 de febrero de 2012

today everything's about me...



Es un poco raro esto... debe ser porque siempre es acerca de alguna de “las ellas”, bailando sobre  la ignominiosa tumbita del orgullo a la que se arrastra, porque  tiene el tipo de anonimato a medias que necesita para evitar ahogarse en lágrimas con y sin sentido (que generan mucho dolor de cabeza SIEMPRE)…

Hoy es un poco más sobre el conjunto, sobre la dueña de la casita en ruinas…tengo como esa necesidad imperiosa de dibujarme a mí misma con letras…
Podría empezar diciendo que me encanta éste lugar…que cada vez que tengo tiempo, cada vez que me siento triste, cada vez que necesito creer que no estoy “mal” con loquesea me refugio por estos lados… últimamente lo hago más que nada como espectadora de los desastrosa que puedo llegar a ser atentando contra mi supervivencia, de lo miserable de tantas situaciones completamente evitables y de la poca magnanimidad que he sabido tenerme en cotidianeidades para muchos que han terminado siendo algo así como el tornado que aplastó a la bruja del Mago de Oz (una humilde servidora que termina aplastada!)… soy algo así como un monstruo ególatra que se alimenta de sus propios dibujos con palabras…lo admito sin vergüenza y con orgullo…

Me encantan las analogías esas que van de la mano con cualquier cosa de todos los días y también aquellas que es probable que no estén nunca entre mis días, pero que tienen ese olor a juguete nuevo, a libro viejo, a cedrón y romero, que “huelen” a las cosas que más quise y todavía quiero pese a las distancias infinitas que tengo con ellas… me encantan mis libros, supongo que porque todos tienen alguna de esas analogías incluso escondida…estoy más que convencida de que mis pobres intentos por dibujar con palabras lo que no quiero olvidar son algo así como mi tonto y humilde "homenaje" a todas esas cosas que apuntalan parte de mí misma, que defiendo de cualquiera que se meta con ellas…

Creo que quise ser tantas cosas y pude ser tantas de todas esas desde que empecé a hacerme cargo de qué era lo que quería, que perdí el “serial number” y arruiné mi propio “código de barra”, como supongo le ha pasado a tant@s otr@s que han tenido la oportunidad (porque no se si ha sido suerte o infinita desdicha!) de llevar a cabo muchas de esas cosas descabelladas que desde los 12 a los 26 años se le pueden ocurrir hacer a un@…todos los días antes de abrir los ojos, cuando me despierto tengo la sensación de que si bien a una la crían para ser princesa, si quiere ser ogro termina siendo un híbrido del que el resto huye despavorido o abraza ciegamente… porque no se vuelve princesa… y tampoco se vuelve ogro…cosas que pasan cuando se quieren dar saltos cuánticos supongo… todo se va al carajo!

Siempre tuve (y tengo) muchos menos conflictos con lo que escribo que con lo que digo y quizás muchos menos problemas con lo que digo que con la capacidad de acción para hacer eso mismo dicho… tengo montones de mecanismos para alejarme y encerrarme y creo que se han vuelto tan comunes como para no permitir mas que palmaditas compasivas en el hombro del resto… nunca tuve una capacidad infinita de abrazos, ni de absolutamente ningún tipo de contacto demasiado “sentimental” o “emocional” para con otros y malgaste tantas de esas cuantificadas acciones… ese puede ser otro de los motivos por los que me volví tan “amiga” de mis dibujos con letras…una parte mía cree que puedo compensarlo siendo medianamente buena con las palabras (o al menos creyéndomelo)…me autonconvencí de que si TE lo ESCRIBO, TE lo DIGO, TE lo DEMUESTRO con ACCIONES, y ME HAGO CARGO de las tres cosas, no hace falta casi que más nada y me ahorré muchas de esas demostraciones que sin todo lo otro, personalmente para mí tienen muy poco valor…llevo el ogro en la sangre y lucho bastante poco con él, creo que lo cuido bastante porque me dio mucho trabajo que nos amigaramos…

He elegido espantosos lugares comunes y en particular aquellos en los que puedo creerme que soy “anónima” (por más que me haya encargado de perder esa categoría con quienes se lo merecen y quiénes no tanto), para refugiar eso que necesitaba y que no quiero olvidar… para todas esas cosas que se han encargado de levantar techos y tirado paredes abajo, esas otras que iluminan donde parece que no puede haber ninguna luz y las que simplemente no quiero olvidar no sea cosa que en un descuido de esos que suelo tener  tan seguido por ir mirando siempre por encima de la línea de mis ojos (tal vez demasiado por encima del suelo) me enreden otra vez…

Creo que me veo con todas las sombras que necesito en este momento… suficiente dibujo para mí por hoy…


No hay comentarios:

Publicar un comentario