sábado, 27 de noviembre de 2010

today, I'm creep...


Siempre busque lo distinto...ser diferente al resto...me empeciné en que eso sucediera...
Lo apreciaba realmente y todo lo que estaba a mi alcance para lograr mi meta lo hice con ganas...
Me veo tan diferente ahora que en los espejos duele...duele en los ojos de los otros...duele tanto de día como de noche...duele en compañía y en soledad...
Me condicioné a elegir lo difícil, lo más complicado...
Levanté para todas mis derrotas altares para visitar cuando las sombras obnubilan mis alrededores...
Atesoré todos mis desencuentros para refugiarme en ellos, los convertí en el "ancla" de mis ELLAS...
Cauntifiqué todos mis sentimientos y emociones con tanto ahínco, que volví mezquinas mis lágrimas y cubrí con brea el músculo del centro de mi pecho...para ser "menos vulnerable" a los otros, más "antihumana" conmigo misma...
Me desdoblé en todas las ELLAS que me acompañan ahora, con el afán de que si algo ya esta "roto" es casi imposible que se siga rompiendo...

Y me equivoqué...me equivoqué infinitamente...

Me sigo rompiendo...

Perdí la capacidad de cuantificar lo que de verdad es necesario y mis ojos están llenos de lágrimas de a ratos, así como mis sentimientos me traicionan si bajo la guardía... la brea se está cayendo...

Los desencuentros viejos se acoplan a los nuevos para arrastrarme cuando tienen ganas...

Mis altares están en ruinas, desamparándome tanto como mis hadas...

Y de a ratos
DETESTO
el ser
tan
jodidamente

DIFERENTE...

Safe Creative #1011277949571

2 comentarios:

  1. Je, recuerdo unas palabras que me han acompañado desde la primera infancia, desde un tiempo en el cual apenas debería haber tenido consciencia: "nunca seas como ellos". Con ellas transité -o erré- los senderos de mi crecimiento -o hundimiento, si lo miran otros- y me han hecho lo que soy, guíado por contrastes. Y uno lamenta a veces ser lo que ha querido ser, ser tan complejo -incluso contradictorio-, pero hay que empecinarse, como me empecino cuando estoy pleno, en ser lo que se es, hasta que el cuerpo y la mente aguanten; y que no sea la decepción de las inclemencias lo que lleve al arrepentimiento, que mejor es el vacío de la muerte, que el retroceso del arrepentimiento.
    Y hay que saber cargar con el hecho de que siempre, cuando las tinieblas se vuelven inescrutables, lo único que somos capaces de ver son nuestros recuerdos, amalgamándose con lo nuevo y con los augurios de lo malo y próximo.
    No hay mucho más, que un perpetuo resistir... pues para unos la vida ha de ser así.

    Demian, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Una insondable soledad y tristeza recorrió su cuerpo: vio su vida, en medio de un panorama solemne, como un sendero q atraviesa el bosque, y comprendió q siempre estaria triste. Encerrada en esa pequeña calavera, aprisionada en el latido secreto de su corazon, sabia q ella, perdida, recorreria siempre solitarios pasadizos. Comprendió q el hombre es siempre un extraño xa los demas, q nadie llega a conocer a nadie; q encerrados en el vientre oscuro de nuestra madre, llegamos a la vida sin haber visto nunca su rostro, q nos toma en los brazos como si fueramos un extraño y q, atrapados en la infranqueable prision del SER, nunca podremos escapar, aunq muchos brazos nos acojan, muchas bocas nos besen y muchos corazones nos calienten. Nunca, nunca, nunca, nunca ...

    ResponderEliminar