miércoles, 29 de abril de 2009

ella

Ella solía jugar a buscar tesoros cada minuto del día...buscaba todo el tiempo y estaba convencida de que los mejores tesoros los iba a encontrar en los lugares más inhóspitos, más difíciles de alcanzar...casi siempre se desilusionaba al darse cuenta que por ahí solían haber sólo dolores de cabeza...se desilusionaba, pero no se descorazonaba...
Ella solía animarse a jugar a cualquier cosa que le propusieran...aunque supiera que no podía ganar...sabía que para ser invencible en cualquier cosa, necesitaba práctica y eso implicaba al principio perder algunas veces...
Ella por lo general tenía una sonrisa en los labios...una generosa sonrisa para compartir con los demás...compartirla por que sí, sin ningún motivo...era muy raro no verla sonreír, extremadamente raro...
Ella estaba siempre rodeada de personas...casi nunca se la veía sola por ahí...conocía mucha gente y cuando quería hacer sentir mal a alguien, solía jactarse de eso...
Ella tenía muchos sueños...tantos que no le cabían en el cuerpo, por lo que los compartía con los demás y en algunos casos los cedía generosamente, ya fuera consciente o inconscientemente...los cedía a aquellos que los necesitaban más o al que los agarrara por que sí al ver tanta abundancia en ella...
Ella solía escuchar a todos...no importaba que tan cercanos a ella fueran, los escuchaba igual...se caracterizaba por tener "orejas" para todos, así como palabras que demostraran que lo que había escuchado le importaba...

Pero un día ella se aburrió...se aburrió de buscar...se aburrió de jugar...se aburrió de sonreír...se aburrió de estar rodeada de personas...se cansó de soñar y de escuchar a los otros...
De tanto buscar se dio cuenta que se estaba perdiendo y que cada vez le costaba más volver al punto de partida...dejó de ser divertido vivir perdida...
De tanto jugar para ganar dejó de importarle, no lo necesitaba, había dejado de ser divertido...
Agotó sus sonrisas sin sentido, se dio cuenta que tanta generosidad era inútil...que no todos merecían una sonrisa...que muchos no la merecían...
La cansaron las personas...anhelaba estar sola, lo necesitaba..se sentía rodeada, pero de fantasmas y espejismos, de sombras y neblinas...
Decidió guardar sus sueños por un rato...llegó a la conclusión de que muchos estaban siendo desperdiciados o estaban mal encaminados, o eran muy valiosos para dejárselos arrebatar...le pertenecían, y no estaba obligada a compartirlos...
Se aburrió de escuchar...la cansaron los problemas de otros, las mismas canciones...tanta indiferencia, tanto individualismo...tanto egoísmo en los otros...

Se aburrió y decidió mirar hacia adentro...darle la espalda a los otros por un tiempo...



Safe Creative #0905043184284

3 comentarios:

  1. Eso es justo lo que hago cuando no quiero perder la fe en mí mismo. Cuando alguien está cansado de ese egoísmo del que hablas, lo mejor que puede hacer es mirarse el ombligo, si no acabará desquiciándose.

    "Cuando no te encuentras a ti mismo, invéntate a ti mismo"

    ResponderEliminar
  2. Ella solía, y de tanto soler perdió su fe (pero la encontró en una botella en cualquiera de sus playas perdidas preferidas).

    ResponderEliminar
  3. Es tan triste cuando pasa eso a alguien, en espcial a una mujer, pero a la vez es un encanto... el encanto de lo tragico supongo, que es el baile preferido de nuestros adentros en especial en invierno...

    Un abrazo y como siempre es bueno leerte

    saludos

    andrés

    ResponderEliminar