miércoles, 18 de marzo de 2009

pardon me...

Ella creía que podía hacer que todo funcionara sólo si se lo proponía...si su empeño era infinito en que eso sucediera...creía que era capaz de manejar todo a su antojo y acomodarlo a su gusto...el tiempo se había encargado de convencerla de que era muy valiosa...y que su valía se la debía a todos aquellos que la querían...

Ella estaba buscando volver atrás...estaba buscando lo que le había quedado pendiente de otra época...pensó que eso era lo que necesitaba para estar bien hoy...
Ella vivía en un frasco...sin tapa...permeable a todo...que no discriminaba absolutamente a nada que ella considerara que no podía hacerle mal...
Ella era tan ilusa...Él veía la vida desde el agujero de un caleidoscopio...siempre veía cosas diferentes desde su óptica, pero en los mismos colores...siempre formadas por las mismas piezas...cosas distintas, pero en definitiva más de lo mismo...
Él solía viajar lejos todo el tiempo...y de lo lejos que viajaba en su cabeza, le costaba cada vez más volver al lugar donde estaban todos...
Él no se sentía valioso...sentía la necesidad de inventar nuevas maneras para destruirse a diario...para que los demás notaran que estaba ahí...para que lo vieran...

Ambos navegaban en el limbo de la fantasía...creían que podían contra todos y contra todo...consideraban que sus acciones no tenían consecuencias si no las experimentaban directamente...
Ellos se vieron...no sé si por obra de hadas o de brujas...hoy no se si son algo distinto las unas de las otras...pero se vieron...
Empezaron a descubrirse...primero rápido y con muchísimo interés...luego cada vez más lento...comenzaron a intentar encontrarse...intentaron...ella más que él...desistieron...y la vida siguió como siempre para ambos...
Hasta que nuevamente y sin previo aviso, quién sabe por cual de esas infinitas variables de caoticidad que gobiernan nuestro universo, ellos se volvieron a ver entre todos los otros...se reconocieron...y retomaron el juego que habían dejado inconcluso...Esta vez se encontraron...y su encuentro fue bizarro...pero también pintoresco...las cosas sólo podian ser bizarras o pintorescas entre ambos y esa regla se cumplió desde el principio...
Se encontraron una vez...dos veces...más veces...siempre como amigos...o como buenos conocidos quizás...ella siempre tuvo en claro que no eran amigos...él no lo sé...tal vez no se planteó nunca nada...
Descubrieron compartiendo tiempo, que ambos coincidían en que querían más...en que querían todo...creo que ese fue su primer problema...nunca se explicaron mutuamente qué era "querer más"...nunca definieron su "todo" ...
Un buen día, traspasaron la delgada línea de lo que implica la amistad...se movieron un par de milímetros y por un corto período de tiempo, dentro de ese territorio que sabe dar las mejores y también las peores experiencias de a dos...fueron sólo unos milímetros más allá de esa línea de separación...
Ella sabía que eso no estaba bien del todo...sabía que tenía muchas responsabilidades...también sabía que él no iba a entender ninguna...que no le importaban...y eso le dolía, pero la ayudaba a mantenerse firme en que no se podía seguir adelante...por más que su sangre le gritara que lo hiciera...no se podía...
Ese pequeño pasaje por la tierra en la que las personas dejan de ser amigas y cambian de categoría fue el final...
Ella consideró que nada tenía por qué pasar después de eso...él no creo que considerara nada relacionado con ella apartir de ese punto...
Hubo un quiebre entre los dos...se abrió un abismo insoldable entre ambos a partir de ese día...ella lo notó...él se lo hizo notar...
Ya nada podía verse o sentirse de la misma manera...no lo hablaron...y eso lo empeoró...lo desgastó más rápido...
Ella buscó la manera...pero no la encontró...o no supo aprovecharla...o él no la ayudo...y como resultado el salió del frasco de ella...en parte por sus propios medios...en parte porque ella quería que saliera...
Y él salió del frasco...al principio fue un poco difícil para ella procesar todo lo que había acaecido en tan poco tiempo...su brújula estaba fuera de norte...
Estuvo un tiempo dolida consigo misma...luego con su entorno...volvió a enfadarse consigo misma...se sintió triste...confundida...abatida...triste otra vez...hasta que un día descubrió que estaba mejor...
Pasó una raya entre lo que le hacía mal y lo que no...le puso una tapa a su frasco...una tapa que no iba a dejar entrar cualquier cosa...una tapa que implicaba que cualquier cosa que quisiera entrar al frasco necesitaba no solo permiso, si no también voluntad para sacar esa tapa...
Pasaron los días y la tapa parecía no tener un sentido muy definido de estar...las tormentas habían arrasado ya lo suficiente y parecían alejarse...hasta que volvió a aparecer él...apenas se asomó se nubló el cielo sobre el frasco...ella lo notó...la tapa estaba por probar su efectividad o sucumbir al fracaso...
Y resultó efectiva...el no consiguió evadirla...no consiguió generar nada con su avalancha de actitudes contra ella...ella siempre se mantuvo impávida ahi dentro...desde que la colocó y hasta ahora ella esta bien...se siente bien...consiguió lo que necesitaba...

Se encontró...digamos que casi sin buscarse...



Safe Creative #0904303167401

5 comentarios:

  1. No sé si sentirme triste o alegre? supongo porque para mí hubieron miles de frascos con millones de tapas diferentes...

    Es tan bueno leerte y ver lo maravilloso que lo haces

    Siempre siguiendote

    saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. HOLA MI NIÑA¡¡ TE DEJÉ UN PREMIO EN MI BLOG

    PÁSATE Y CÓGELO

    BESOS

    ResponderEliminar
  3. Un frasco...buena explicacion, ahora entiendo muchas cosas, gracias por compartir lo que escribes!

    ResponderEliminar
  4. Esa tapa que puso al final hace las veces de filtro. Me ha encantado la comparación del frasco.

    ResponderEliminar